Estamos seguros de que nuestros vinos tienen una personalidad tan especial porque se encuentran en un entorno único; El Valle del Aceniche, donde:

  • Existen diferentes Terroirs.
  • Dentro del valle hay distintos microclimas; zonas más frías dónde sólo la monastrell se escapa de heladas tardías y otras más protegidas de corrientes ó en laderas de montañas que permiten el cultivo de variedades de ciclo más corto, como ejemplo, cultivamos Merlot a 900 metros de altura en espaldera y secano.
  • Estudios geológicos confirman que hay una capa freática importante, lo que aporta agua a las viñas de monastrell más viejas, con raíces más profundas y evita el stress hídrico y la aparición de aristas en los vinos.
  • Sólo aportamos riego de apoyo a Cabernet Sauvignon y Sirah.
  • Cada viñedo tiene un suelo diferente: Monastrell tiene un suelo negruzco, pizarroso, que aporta carácter mineral a nuestros vinos. Tempranillo es arcilloso y Cabernet Sauvignon es arcilloso con abundante piedra suelta. Sirah predomina la caliza y Merlot arcilloso-calizo.
Nuestro blog
English | Español