El Valle del Aceniche es un paraje declarado de interés paisajístico natural por su belleza y valor ecológico.

Entre montañas discurren los viñedos y en medio de ellos está la bodega. Es un edificio funcional y al tiempo integrado en el paisaje que diseñamos con el objetivo de conseguir vinos de gran calidad. Todo está dispuesto en función de este objetivo, en la mesa de selección recibimos la vendimia recién recogida con mimo y gracias al desnivel que hay entre la zona de recepción y la de elaboración, llega a los depósitos casi por gravedad.

Es en estos depósitos de acero inoxidable, con capacidad entre 5.000 y 10.000 kg. fermenta a temperatura controlada bajo los cuidados de nuestro enólogo.

Para mimar la crianza de nuestros vinos la cava es subterránea, de modo que la temperatura y humedad relativa es la ideal para la crianza en barricas y botelleros. Las mejores barricas de roble francés allier, dan cobijo a nuestro primer vino Partal, mientras que 37 barricas, duerme en barricas de roble americano y francés.

Nuestro blog
English | Español